Ha llegado un nuevo CHO, cuando se busca implantar la felicidad en la empresa

Ha llegado un nuevo CHO, cuando se busca implantar la felicidad en la empresa

Publicidad

CHO es un acrónimo por sus siglas en inglés de Chief Happiness Officer, es una figura que algunas empresas están implantando en sus organizaciones. Su misión no es nada fácil ya que el CHO busca implantar la felicidad en la empresa. O al menos mejorarla, ya que se parte de que un empleado feliz es un mejor empleado para la empresa.

Si un trabajador está contento en la empresa lo muestra en su comunicación con los clientes, pero también tendrá otros beneficios para la organización, como un descenso del absentismo o de la bajas laborales. Además del poder de atracción que generan este tipo de empresas para el talento. Las empresas con buen ambiente laboral son un imán para el talento.

CHO, el jefe de la felicidad en la oficina

Por eso el CHO no puede ser una figura decorativa, algo que solo está en la memoria anual, pero vacío de contenido. Recursos humanos tiene que empezar a ocuparse más de las personas y menos de las nóminas, el papeleo o la burocracia. Se trata de reconocer que el valor de la empresa está en las personas que la forman.

Por eso el director de la felicidad en la empresa tiene que ser un gran comunicador, con capacidad para empatizar con los empleados, motivador y que sabe escuchar y negociar. Y todo lo que consiga irá en beneficio de la empresa, ya que al final son menos bajas, menos ausencias y empleados con menos estrés, que pueden realizar sus tareas mucho mejor.

Hay empresas que empiezan a implantarlo de forma errónea. Está bien tener salas de descanso, fruta disponible para el personal o espacios abiertos y terrazas al aire libre para practicar yoga. Da muy buena impresión de entrada, pero de nada sirve si luego la cultura de la empresa no acompaña y sigue tratando mal a los empleados, o simplemente los responsables directos no tienen la mano izquierda necesaria para dirigir equipos.

Cada persona en la empresa es importante, al menos tanto como pueda serlo un cliente, puesto que no deja de ser la cara de nuestra organización. Un empleado feliz aportará mucho más, será más creativo, ayudará a resolver problemas y ganaremos en eficacia, en innovación gracias al desarrollo personal de cada uno de ellos.

En Pymes y Autónomos | Pisar el freno para ser un trabajador más feliz y productivo

Imagen | rawpixel

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio

Ver más artículos

Inicio