Volver de vacaciones con las ilusiones renovadas

Volver de vacaciones con las ilusiones renovadas

Publicidad

Lo sé, si hablamos de vacaciones es como abrir un melón. Cada uno sabe y tiene una historia. Algunos no saben ni qué significa esa palabra y otros las han vivido de una manera tan fugaz que ni tan siquiera han tenido tiempo de hacer fotos.

Pero, si eres uno de esos afortunados que has disfrutado de quince días o un mes, y se enfrenta a la vuelta del océano laboral quizás en vez de lleno de motivación, lo que hayan aparecido son muchas ganas de volver a descansar. Es decir, la ilusión se quedó en aquella playa. Es hora de renovar las ilusiones.

Las metas siguen ahí, no se las ha llevado ninguna ola del mar

La ilusión consiste en tener metas, deseos y proyectos realistas. Por alguna razón, esas semanas de descanso han conseguido que pierdas las ganas de recuperar aquello en lo que te hallabas inmerso en forma de proyecto laboral.

Lamentablemente, durante la vida pasamos por momentos en los que estas sensaciones de alegría desaparecen como consecuencia de unas vacaciones (algo positivo) o por alguna circunstancia mucho peor (la pérdida de un ser querido, una ruptura sentimental...)

"El hombre tiene ilusiones como el pájaro alas. Eso es lo que lo sostiene". Blaise Pascal (científico, filósofo y escritor)

Cuando te encuentres en una situación así tienes que ser capaz de remontar. Si la ilusión se ha evaporado es hora de echar la vista atrás y recordar momentos en los que esa palabra conllevaba unas sensaciones tan positivas que las mejores vacaciones del mundo.

Emocionarte con lo que está por venir

1. Comienza por cuidarte. Si te sientes bien contigo mismo, repercutirá en tu autoestima y, en consecuencia, hará que tengas más ganas de hacer muchas más cosas y, por tanto, que recuperes el entusiasmo.

2.Ser feliz o apostar por ello. Después de una de cal viene una de arena, y no es un chiste malo. La arena forma parte del pasado, lo has pasado bien pero ahora el asfalto te espera. La vida son dos días, así que volver al trabajo no puedes ni debes considerarlo un drama.

3. Plantéate metas reales. Planifica tu futuro pero con sueños reales y factibles. Así será más fácil mantener los pies en el suelo, ya que si no la ilusión puede dar lugar a una frustración.

4. Piensa en objetivos que reporten cosas positivas. Tener objetivos que esperas que te traigan algo bueno a medio o largo plazo hará que te entusiasmes por el camino, y si vuelves de vacaciones será más fácil incorporarte. Pensar en la meta te motivará para hacer todo el recorrido.

Motivos para volver a ser un optimista realista

Tener una actitud positiva y actuar con confianza es bueno hasta para nuestras defensas. El estrés y la ansiedad debilitan el sistema inmune, mientras que tener una visión positiva de la vida ayuda a combatir el estrés.

Todo tiene su lado bueno, sí, incluso volver de vacaciones. Cualquier situación por mala que sea, tiene su lado bueno. Dependerá sólo de ti que lo encuentres pero existe, seguro.

Rodéate de gente sana y que relativice los problemas. Piensa en una escena donde un grupo de personas están reunidas, una ríe y al final la risa se contagia. Ánimo, que desconectar una semana, diez días o un mes es genial, pero retomar tus ilusiones laborales, también. ¿Verdad?.

En Pymes y Autónomos|Ha llegado un nuevo CHO, cuando se busca implantar la felicidad en la empresa

Imagen|Geralt

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio