Coger la baja siendo autónomo, una rareza según la Unión de Profesionales y Trabajadores autónomos

Coger la baja siendo autónomo, una rareza según la Unión de Profesionales y Trabajadores autónomos

Publicidad

Una vez más, un estudio viene a confirmar lo que sabemos, que un autónomo es un ser que tiene prohibido enfermar, o mejor dicho que la palabra 'baja médica' le resulta poco menos que una rareza. Cuando tu empresa eres tú, la plantilla está formada por ti, ¿cómo te vas a permitir enfermar?

Tomemos estas frases con humor del negro, pero la realidad es que el absentismo laboral en el gremio de los autónomos no es lo habitual, y por supuesto, no tiene sentido. Si no se trabaja, no se cobra. Según el estudio realizado por la UPTA, las bajas son menos pero más largas que las de los asalariados.

Los autónomos no están hechos de otra pasta, ya hemos comentado en alguna ocasión que estar de baja supone una pérdida de ingresos importantes, si bien es cierto que se avecinan cambios, o al menos, se han planteado al Gobierno porque no es de recibo trabajar sí o sí, aunque las condiciones físicas sean pésimas.

Volviendo al estudio que han realizado desde UPTA, nos quedaremos con algunos datos significativos: en resumen, los autónomos solicitan menos bajas, pero cuando lo hacen es porque tienen una mayor necesidad, es decir, situaciones de mayor gravedad, por esta razón los periodos temporales son más largos.

Con datos de 2017, destacan que durante el año pasado se dieron 691 casos con baja frente a 1089 casos sin baja. Este estudio ha sido realizado sobre los datos de 220.000 autónomos en activo, casi un 7% del total de los autónomos afiliados al RETA.

En cuanto a lugares donde se sufren más accidentes, en el estudio se recoge algo obvio: el 82% de los accidentes se produjo en su lugar de trabajo habitual, frente al 11% en in itinere,y el 7% restante en otro centro de trabajo.

Según el estudio, hay días más favorables a sufrir accidentes, que coinciden con la mayoría de los que se producen entre trabajadores asalariados, los lunes. El 22% de los accidentes sufridos por los autónomos se produjo el primer día de la semana. Según UPTA, el 60% de los accidentes de los autónomos tienen lugar durante las primeras cuatro horas de su jornada laboral

Pero el dato que llama la atención es la durabilidad de la baja a causa de una enfermedad o accidente, en líneas generales el periodo de cobertura por el accidente de los autónomos, está muy por encima del de los asalariados, en casi 22 días, 74 días frente a 96; sin embargo, si comparamos el número total de bajas sucede lo contrario, es decir, los autónomos generan un porcentaje sensiblemente inferior de accidentes de trabajo con resultado de baja.

En cuanto a las llamadas enfermedades profesionales, destaca la escasa incidencia de éstas, sin duda por la escasa cantidad de ellas a las que se tiene derecho reconocido los trabajadores autónomos.

A modo de conclusión: los autónomos solicitan menos bajas, pero cuando lo hacen es porque tienen una mayor necesidad, es decir, situaciones de mayor gravedad, por esta razón los periodos temporales son más largos.

Imagen|Congerdesign

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio