Cuando el jefe se convierte en líder y este en un manipulador

Cuando el jefe se convierte en líder y este en un manipulador

Publicidad

De un tiempo a esta parte se ha hablado mucho sobre la figura del jefe en los trabajos. Ya no tiene que ser simplemente una persona con empatía hacia los empleados que tiene a su cargo, tiene que ser bueno organizando las tareas, justo con todo el mundo y además servir de inspiración, convertirse en un líder. Pero muchas veces hay una delgada línea entre un líder y un manipulador, entre sacar lo mejor de cada empleado o presionarlos hasta que no puedan más.

Si todos pensamos en uno de los grandes líderes en el mundo de la empresa, Steve Jobs puede ser el espejo en el que muchos se miran. Es cierto que era una inspiración para sus empleados. Hacía que cada uno sacase lo mejor de si mismo. Pero a la vez era un gran manipulador, que no tenía en cuenta a dichos trabajadores y cuyo único objetivo era sacar sus proyectos adelante.

Algunas características del jefe manipulador

Vamos a ver algunas características que tienen los jefes manipuladores:

  • Siempre les debemos algo. No se sabe como, pero parece que los empleados están en deuda con él. De esta manera cuando nos pide un esfuerzo extra, el trabajador siempre se siente obligado a cumplir con sus exigencias. No se trata de un hoy por ti mañana por mi, sino más bien de retorcer alguno de los derechos de los trabajadores, para que su concesión parezca una prebenda de la empresa hacia ellos.
  • Nunca tiene la culpa de nada y es especialista en trasladar las responsabilidades de los fallos que puedan surgir hacia los demás. Y aquí ya puede ser alguien de su propio equipo o alguien de una empresa externa.
  • Asignan tareas imposibles de cumplir de manera que sabe de forma cierta que va a fallar en los plazos, en la ejecución, etc. Sólo de esta manera pone en evidencia muchas veces a sus empleados.
  • Ocultación de la información, no de la parte que no es necesario conocer para los empleados, sino de información que muchas veces es necesaria para sacar adelante un proyecto y ahorra mucho tiempo. De esta forma se sienten superiores cuando resuelven la cuestión planteada en poco tiempo.
  • No escuchan al resto del equipo cuando el argumento que presentan no es de su agrado. Puede que incluso asientan con la cabeza, que les den la razón, pero una vez que acaba de exponer su opinión empiezan la siguiente frase con un "Si, pero..." haciendo que todo lo comentado no sirva de nada.

Liderazgo que devora equipos de trabajo

Se trata de un liderazgo muy destructivo, que poco a poco va generando una rotación constante en las plantillas, ya que los empleados, una vez que se dan cuenta de la manipulación aguantan muy poco tiempo en el empresa. Sin embargo, a pesar de que muchos se hayan marchado por la puerta de atrás, no dudarán en contactar con ellos si necesitan algo.

El principal problema de el líder manipulador es la empatía. Es incapaz de ponerse en el lugar del otro. Ser consciente de que el empleado tiene otras preocupaciones en su vida, tiene otra vida además del trabajo. Y esto finalmente lleva a que se produzcan choques y fricciones una vez que se pierde esa mística de líder y sólo queda la cara de manipulador.

En Pymes y Autónomos | Despedir en la empresa a lo Ned Stark, el líder también está para los malos momentos

Imagen | oscarwcastillo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio

Ver más artículos

Inicio