La inteligencia artificial falla, por mucho que insistas Amazon, no te compraré otro aspirador

La inteligencia artificial falla, por mucho que insistas Amazon, no te compraré otro aspirador

Publicidad

La inteligencia artificial falla. Es francamente mejorable. Y sin embargo las pequeñas empresas se resisten a dar la batalla en el comercio electrónico. Podemos pensar que estas recomendaciones basadas en nuestros hábitos de compra están bien, pero no es así. Por mucho que insista Amazon no compraré otro aspirador si acabo de comprar uno.

Y ocurre con todo tipo de productos. Es una lógica que se puede aplicar a productos consumibles, es decir, compramos filtros de agua que duran un mes, y hemos comprado 6. Es lógico que llegado el momento en el que se va cumpliendo el plazo de reponer la inteligencia artificial mande un anuncio al comprador ofertando este producto.

La pyme lo puede hacer mucho mejor con sus clientes. Desde una peluquería que tiene una base de datos de clientes y sabe con qué periodicidad vienen a cortar, peinar o realizar un tratamiento al taller mecánico donde se van pasando las revisiones periódicas del coche. Más o menos en recorridos habituales saben cuándo van a tener que pasar y un correo personalizado puede ayudar a decidirse y repetir al cliente. La otra opción es esperar a que entren por la puerta ellos solos, cosa que a veces no ocurre.

Lo mismo ocurre con la venta online, donde se pueden aplicar técnicas de venta cruzada personalizadas para nuestros clientes. Cuanto más tiempo se dedique a conocerlo más posibilidades tenemos de acertar con las recomendaciones que le realicemos. Si además aprovechamos para enviar un correo lo más personalizado posible, mucho mejor.

La segmentación de nuestra base de datos de clientes en la venta online nos ayuda a tratarlos de forma casi individualizada. Pero es un trabajo que requiere de estudio y tiempo. De constancia y paciencia. La gran ventaja es que los resultados compensan con creces el mismo. Sin embargo se necesitan herramientas que nos permitan realizar este trabajo de forma metódica, que serán más importantes a medida que el número de clientes aumente.

Lo malo es que muchas pequeñas empresas renuncian a este trabajo. No hacen en la venta online lo que vienen haciendo durante años en su tienda a pie de calle, recomendar y aconsejar a sus clientes. Y lógicamente si la pyme renuncia a sus mejores armas no podrá nunca competir contra gigantes que utilizan una mala inteligencia artificial para hacer lo que siempre han hecho las pequeñas.

Imagen | SravanKumarP

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio