El impuesto de Sociedades tendrá una tasa mínima del 15% para las grandes empresas

El impuesto de Sociedades tendrá una tasa mínima del 15% para las grandes empresas

Publicidad

Mantener las prestaciones sociales, los compromisos de déficit contraídos con Bruselas y elevar el techo de gasto es el encaje de bolillos que tiene por delante el Ministerio de Hacienda. Para lograrlo una de sus medidas será imponer un impuesto de Sociedades que tendrá una tasa mínima del 15% para las grandes empresas, como ha declarado la Ministra Montero en una entrevista en la Cadena Ser.

Desde el Ministerio de Hacienda entienden que no es justo que las grandes empresas no contribuyan con el impuesto de sociedades en la misma medida que las pymes, que no tienen tantos recursos como para poder optimizar su tipo impositivo en dicho impuesto que está en el 20%. Algo que por otro lado ya estaba en el punto de mira del anterior Gobierno. ¿Significa esto que las pymes pagarán menos? Pues lo cierto es que no, no se va a imponer un tipo único, sino un mínimo a partir del cual no se podrán aplicar más deducciones.

Lo que no se va a tocar son las rentas del trabajo, el IRPF. Se mantendrá este impuesto y lo que se busca son más ingresos con una fiscalidad adaptada a la realidad del siglo XXI, tal y como ha expresado la Ministra. Para ello se van a aplicar nuevos impuestos para empresas tecnológicas globalizadas que no contribuyen de igual manera con su esfuerzo fiscal que el resto de sectores. ¿Significará esto que se acabó pagar los impuestos en Irlanda siguiendo el ejemplo de Apple? Habrá que estar atentos a como se desarrolla esta tasa y a quién y qué esta grabando finalmente. 

También están en el punto de mira a la hora de aplicar una fiscalidad más justa las empresas de economía colaborativa. En muchos sectores pagan menos impuestos que empresas tradicionales con las que compiten, lo que también supone una competencia desleal para sectores tradicionales.

Por último el impuesto a la banca será finalista. El objetivo del mismo es aliviar el déficit de la Seguridad Social. Este es uno de los que causan más preocupación en las empresas, porque puede suponer un encarecimiento del crédito, pero también de comisiones por servicios prestados. En todo caso habrá que esperar a su desarrollo normativo para ver qué cantidad supone para la Seguridad Social y si acaba por perjudicar o no el acceso al crédito.

Lo que está claro es que elevar el techo de gasto solo se consigue con más ingresos y esto supone a corto plazo más impuestos. A medio o largo plazo, la subida de los salarios o el descenso del paro y aumento del consumo suponen más dinero para invertir en diferentes áreas. Veremos como afecta a las pequeñas empresas.

En Pymes y Autónomos | Así se calcularán los nuevos pagos fraccionados en el Impuesto de Sociedades a partir de ahora

Imagen | stevepb

Temas
Publicidad

Te puede interesar

Publicidad
Inicio

Ver más artículos

Inicio