El presentismo tiene los días contados si se empieza a fichar en las empresas

El presentismo tiene los días contados si se empieza a fichar en las empresas

Publicidad

Alargar la jornada laboral hasta que el jefe se va a casa es una costumbre que poco a poco se va erradicando de muchas empresas. Pero lo cierto es que el presentismo tiene los días contados si se empieza a fichar en las empresas de forma obligatoria. Porque este registro de horas delatará que muchos empleados están en la empresa mucho más tiempo de sus ocho horas.

Y digo están porque en muchas ocasiones lo único que hacen es vida social o calentar la silla. Pero si las horas quedan registradas, las empresas empezarán a tomar medidas, ya que de otra manera se pueden encontrar con reclamaciones de trabajadores para que les paguen ese tiempo de trabajo que en muchos casos se consideran simplemente horas fantasma.

No es el primer caso que se da de empleados que registraban su jornada en un sistema informático y ante un despido realizan una reclamación de toda esta cantidad de horas que no se habían pagado. Y la empresa se ve obligada a pagar, aunque ellos se quedaran para lograr mejores resultados en sus objetivos de forma voluntaria.

Pero es que además si la modificación legislativa implica enviar el registro de horas a la Seguridad Social o a Hacienda, algo que está todavía por ver, supondrá que la empresa lo tendrá complicado para exigir en muchos casos a los trabajadores que se queden hasta terminar una tarea.

Lo que si parece claro es que el registro de horas se pasará a los sindicatos o representantes sindicales de la empresa. Esto en la micropymes tiene poca incidencia, porque no suelen tener gran presencia, o son empresas casi familiares. Pero si podría ser una medida de presión añadida para no sobrepasar ciertos límites.

Más interesante resulta la medida a largo plazo, para ver qué trabajadores son más productivos. Cómo se deambula menos por la empresa y se está más en el puesto de trabajo concentrado para sacar el trabajo adelante. Aquellos que están acostumbrados a pasar una o dos horas de más cada día sin duda tendrán que readaptarse a la nueva formulación de la productividad en sus ocho horas de trabajo.

Imagen | ar130405

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio