Así puede aprovechar un autónomo los cambios en los planes de pensiones

Así puede aprovechar un autónomo los cambios en los planes de pensiones

Publicidad

Hay que ahorrar para las pensiones del mañana. Es algo que ya muchos analistas venían advirtiendo y lo cierto es que sin reforma de las pensiones, sin un gran pacto al respecto, el ahorro privado para complementar la pensión pública parece la única salida. Se ha cambiado la legislación para hacerlos más atractivos. Y esto puede ser un aliciente para que los autónomos aprovechen los cambios en los planes de pensiones en su beneficio.

El principal cambio es que se podrán recuperar las cantidades aportadas 10 años antes. Esto hace que el plan de pensiones se convierta más bien en un instrumento de ahorro a medio plazo y no necesariamente para el momento de la jubilación. Además parece que al autónomo sobre todo le abren la puerta para que llegado el momento de la jubilación pueda continuar trabajando. Así podría complementar su pensión, aunque con algunas sombras como el complemento a mínimos.

Cotizar por la base mínima y ahorrar en un plan de pensiones

No todas las profesiones son iguales. No es lo mismo continuar trabajando después de la edad de jubilación cuando eres abogado que cuando eres minero, diseñador web o albañil, periodista o camarera de hotel, por poner algunos ejemplos. Por eso es necesario hacer un planteamiento a lago plazo. Vamos a tratar de ilustrarlo con un ejemplo, un autónomo que cotiza por la base mínima y cada mes obtiene de media unos 2.000 euros de beneficio.

Si se cotiza por la base mínima, 919,89, algo que hacen el 86% de los autónomos, paga unos 275€ al año. Si cotizara por los 2.000 euros de beneficio que tiene, tendía que pagar 596 euros al mes. La diferencia entre lo que paga y lo que debería pagar es lo que un autónomo debería destinar a su plan de pensiones. En este caso serían unos 321 euros al mes.

Un plan de pensiones privados tampoco garantiza mantener el poder adquisitivo después de la jubilación

Suponiendo que esta cifra de ingresos se mantiene a lo largo de esos diez años, en los que puede rescatar parte de su plan de pensiones, el autónomo ha conseguido ahorrar 38.520 euros. Lo cierto es que son los autónomos con más ingresos los que pueden hacer este tipo de planteamientos. Por norma general se comienza a pensar en la jubilación y calcular cuánto se va a obtener de pensión cuando se cumplen 45 años. En el mejor de los casos se va a doblar esta cantidad ahorrando 20 años.

Si nuestro negocio no va bien en un momento concreto y necesitamos efectivo podemos tirar de dicho fondo, donde solo recuperamos las cantidades aportadas como mínimo 10 años antes. Es decir, si al cabo de 15 años de tener nuestro plan tenemos un problema de liquidez, podemos recupera la inversión realizada en los cinco primeros años.

Subir la base de cotización a los beneficios obtenidos

La cuestión es que al final de nuestra vida laboral nos queda una pensión que rondará los 800 euros mensuales. Si todo ha ido bien y hemos conseguido ahorrar, el plan de pensiones nos ha dado una mínima rentabilidad nuestros ahorros podrían rondar los 90.000 euros, por poner una cifra redonda, que tendremos que destinar a complementar la pensión publica los años de vida que nos queden, pongamos 20 más.

El resultado final será que cobramos 800 euros de pensión pública y 375 del plan de pensiones, un total de 1175 euros al mes. La ventaja es que no tenemos todos los huevos en la misma cesta, y tenemos una renta mínima asegurada por nuestro lado sin depender del sistema público. Además si por cualquier motivo no vivimos esos 20 años previstos, tenemos unos ahorros para nuestros herederos o nuestro cónyuge, según sea el caso.

La esperanza de vida también es una variable para calcular cuánto tenemos que ahorrar

Porque si hubiésemos cotizado por esos 2.000 euros durante los 22 años que nos quedaban para la edad de jubilación la pensión aproximada que nos quedaría rondaría los 1.475 euros. La desventaja de esta opción es que si a lo largo de nuestra vida laboral tenemos necesidad de recuperar el dinero no podremos hacerlo o si llegada la edad de jubilación fallecemos a los pocos años hemos salido perdiendo.

Todo esto son cifras estimativas, que pueden variar en función de la subida de la base mínima que se vaya imponiendo, de la rentabilidad que tenga el plan de pensiones que hemos elegido o si podemos aportar más o menos cantidades extras en años buenos. También existe la opción de acudir a un plan de ahorro o inversión, donde nuestro dinero esté siempre disponible sin tener que esperar 10 años para rescatarlo.

El problema de los autónomos mileuristas

El problema sobre todo lo tienen aquellos que no tienen capacidad de ahorro. Para ellos su única apuesta es una reforma que garantice el sistema de pensiones, que haga el sistema sostenible. Si esto no se produce, simplemente por una cuestión de pirámide poblacional nos dirigimos a un futuro cercano con pensiones más bajas y pensionistas pobres.

Y esto no afectará solo a los autónomos, sino a todos aquellos que cobran un salario bajo, donde su poder adquisitivo tras la jubilación, no es que vaya a bajar un poco, sino que ahora queda en el aire. A muchos no les quedará más remedio que vender o hipotecar lo poco que tengan en propiedad.

En Pymes y Autónomos | El destope de las pensiones máximas, la última ocurrencia para hacer menos sostenible el sistema de pensiones

Imagen | ferobanjo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados

Te puede interesar

Publicidad
Inicio

Ver más artículos

Inicio